Oraciones en Latin

 

Latin Prayers

 

Traditional Catholic prayers in Latin and English. (More to be added periodically.)

 

Signum Crucis  [Sign of the Cross]

 

In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen.

 

[In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. Amen.]

 

Pater Noster  [Our Father]

 

Pater noster, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum. Adveniat regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut in caelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie, et dimitte nobis debita nostra sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem, sed libera nos a malo. Amen.

 

[Our Father, who art in heaven, hallowed be Thy name. Thy kingdom come. Thy will be done on earth as it is in heaven. Give us this day our daily bread and forgive us our trespasses as we forgive those who trespass against us. And lead us not into temptation, but deliver us from evil. Amen.]

 

Ave Maria  [Hail Mary]

 

Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus. Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

 

[Hail Mary, full of grace, the Lord is with thee. Blessed art thou amongst women and blessed is the fruit of thy womb, Jesus. Holy Mary, Mother of God, pray for us sinners, now, and in the hour of our death. Amen.]

 

Gloria Patri  [Glory Be]

 

Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in saecula saeculorum. Amen.

 

[Glory be to the Father, and to the Son, and to the Holy Spirit. As it was in the beginning, is now, and will be forever. Amen.]

 

Credo / Symbolum Nicaenum  [Nicene Creed]

 

Credo in unum Deum, Patrem omnipotentem, factorem caeli et terrae, visibilium omnium et invisibilium.

Et in unum Dominum Iesum Christum, Filium Dei unigenitum, et ex Patre natum ante omnia saecula. Deum de Deo, Lumen de Lumine, Deum verum de Deo vero, genitum, non factum, consubstantialem Patri: per quem omnia facta sunt.

Qui propter nos homines et propter nostram salutem descendit de caelis. Et incarnatus est de Spiritu Sancto ex Maria Virgine, et homo factus est.

Crucifixus etiam pro nobis sub Pontio Pilato, passus et sepultus est, et resurrexit tertia die, secundem Scripturas, et ascendit in caelum, sedet ad dexteram Patris.

Et iterum venturus est cum gloria, iudicare vivos et mortuos, cuius regni non erit finis.

Et in Spiritum Sanctum, Dominum et vivificantem: qui ex Patre Filioque procedit.

Qui cum Patre et Filio simul adoratur et conglorificatur: qui locutus est per prophetas.

Et unam, sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam.

Confiteor unum baptisma in remissionem peccatorum. Et exspecto resurrectionem mortuorum, et vitam venturi saeculi. Amen.

 

[I believe in one God, the Father almighty, maker of heaven and earth, and of all things visible and invisible.

And in one Lord, Jesus Christ, the only begotten Son of God, born of the Father before all ages. God from God, Light from Light, true God from true God, begotten, not made, one in being with the Father: through Whom all things were made.

Who for us men and for our salvation came down from heaven. He was made flesh by the Holy Spirit from the Virgin Mary, and was made man.

He was crucified for us under Pontius Pilate, suffered, and was buried. On the third day He rose again according to the Scriptures; He ascended into heaven and sits at the right hand of the Father.

He will come again in glory to judge the living and the dead, and of His kingdom there shall be no end.

And in the Holy Spirit, the Lord and giver of Life: Who proceeds from the Father and the Son.

Who, with the Father and the Son, is adored and glorified: Who has spoken through the Prophets.

And I believe in one holy, catholic and apostolic Church.

I confess one baptism for the remission of sins. And I look for the resurrection of the dead, and the life of the age to come. Amen.]

 

Symbolum Apostolorum  [Apostles’ Creed]

 

Credo in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae; et in Iesum Christum, Filium eius unicum, Dominum nostrum; qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex Maria Virgine; passus sub Pontio Pilato, crucifixus, mortuus, et sepultus; descendit ad infernos; tertia die resurrexit a mortuis; ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis; inde venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem, vitam aeternam. Amen.

 

[I believe in God, the Father almighty, Creator of heaven and earth; and in Jesus Christ, His only Son, our Lord; Who was conceived by the power of the Holy Spirit and born of the Virgin Mary; suffered under Pontius Pilate, was crucified, died, and was buried; He descended into hell; on the third day He rose again from the dead; He ascended into heaven and is seated at the right hand of God, the Father Almighty; from there He will come to judge the living and the dead. I believe in the Holy Spirit, the holy catholic Church, the communion of saints, the forgiveness of sins, the resurrection of the body, and the life everlasting. Amen.]

 

Sanctus

 

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus Deus Sabaoth. Pleni sunt caeli et terra gloria tua. Hosanna in excelsis. Benedictus qui venit in nomine Domini. Hosanna in excelsis.

 

[Holy, holy, holy, Lord God of hosts. Heaven and earth are full of Thy glory. Hosanna in the highest. Blessed is He who comes in the name of the Lord. Hosanna in the highest.]

 

Agnus Dei  [Lamb of God]

 

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi: miserere nobis. Agnus Dei, quitollis peccata mundi: dona nobis pacem.

 

[Lamb of God, who takest away the sins of the world: have mercy upon us. Lamb of God, who takest away the sins of the world: have mercy upon us. Lamb of God, who takest away the sins of the world, grant us peace.]

 

Oratio Fatimae  [The Fatima Prayer]

 

Domine Iesu, dimitte nobis debita nostra, salva nos ab igne inferiori, perduc in caelum omnes animas, praesertim eas, quae misericordiae tuae maxime indigent.

 

[O my Jesus, forgive us our sins, save us from the fires of Hell, lead all souls to heaven, especially those in most need of Thy mercy.]

 

Salve Regina  [Hail Holy Queen]

 

Salve Regina, Mater misericordiae; vita, dulcedo, et spes nostra, salve. Ad te clamamus exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo, advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et Iesum, benedictum fructum ventris tui, nobis post hoc exsilium ostende. O clemens, o pia, o dulcis Virgo Maria.

V. Ora pro nobis, Sancta Dei Genitrix.

R. Ut digni efficiamur promissionibus Christi.

 

[Hail holy Queen, Mother of mercy, our life, our sweetness, and our hope. To thee do we cry, poor banished children of Eve. To thee do we send up our sighs, mourning and weeping in this valley of tears. Turn then, most gracious advocate, thine eyes of mercy toward us. And after this our exile show unto us the blessed fruit of thy womb, Jesus. O clement, O loving, O sweet Virgin Mary.

V. Pray for us, O Holy Mother of God.

R. That we may be made worthy of the promises of Christ.]

 

(Oratio ad finem Rosarii)

Oremus:

Deus, cuius Unigenitus per vitam, mortem et resurrectionem suam nobis salutis aeternae praemia comparavit: concede, quaesumus; ut haec mysteria sacratissimo beatae Mariae Virginis Rosario recolentes, et imitemur quod continent, et quod promittunt, assequamur. Per eundem Christum Dominum nostrum. Amen.

 

(Prayer at the end of the Rosary)

[Let us pray:

O God, Who by the life, death, and resurrection of Thy only-begotten Son, hath purchased for us the rewards of eternal salvation: grant, we beseech Thee; that meditating on these mysteries of the most holy Rosary of the Blessed Virgin Mary, we may imitate what they contain and obtain what they promise, through the same Christ our Lord. Amen.]

The complete Rosary in Latin can be downloaded here. 

 

Oratio ad Sanctum Michael  [Prayer to Saint Michael]

 

Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio, contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium. Imperet illi Deus, supplices deprecamur: tuque, Princeps militiae caelestis, Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo, divina virtute, in infernum detrude. Amen.

 

[Saint Michael the Archangel, defend us in battle, be our protection against the wickedness and snares of the devil. May God rebuke him, we humbly pray; and do thou, O Prince of the heavenly host, by the power of God thrust into hell Satan and all the evil spirits who wander through the world for the ruin of souls. Amen.]

 

Angele Dei  [Angel of God]

 

Angele Dei, qui custos es mei, me tibi commissum pietate superna; (Hodie, Hac nocte) illumina, custodi, rege et guberna. Amen.

 

[Angel of God, my guardian dear, to whom his love commits me here; ever this (day, night) be at my side, to light and guard, to rule and guide. Amen.]

 

Leave a Reply Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Name *

Website

Anuncios

San Roberto Belarmino Obispo y Doctor de la Iglesia

view

San Roberto Belarmino (santo de hoy)

La iglesia hoy honrra la memoria de un santo hombre, Obispo y Doctor de la iglesia.

Su fe viva y su profunda sabiduría fueron de un incalculable valor para la Iglesia. Y si una considerable parte de Austria y de Alemania permanecen aún hoy católicas, se debe, en gran medida, al apostolado de este hijo de San Ignacio.

A pesar de que había dispuesto en su testamento que su funeral fuese sobrio como correspondía a un miembro de la Compañía de Jesús, el Papa Gregorio XV quiso darle gran solemnidad a las exequias de aquel Cardenal que tanto bien había hecho a la Iglesia de Cristo. Revestido deSao Roberto Belarmino púrpura, recibida hacía 22 años, el cuerpo de Su Eminencia fue velado en la iglesia de la casa profesa de los jesuitas, donde el pueblo se aglomeraba para rendirle un último homenaje. Se hizo necesario recurrir a un turno de guardia para evitar la indiscreta devoción de la gente.

Todo el Sacro Colegio en pleno participó en los oficios. El registro del Consistorio redactó el acta de su muerte en los siguientes términos: “Esta mañana, 17 de septiembre de 1621, a la hora duodécima, el Rvdmo. Sr. Belarmino, Cardenal presbítero, de Montepulciano, pasó de esta región de muerte hacia la morada de los vivos. Era un hombre notabilísimo, teólogo eminente, intrépido defensor de la Fe Católica, martillo de los herejes, tan piadoso, prudente y humilde, como caritativo con los pobres. El Sacro Colegio y toda la Corte Romana sintieron y lloraron vivamente la muerte de tan gran hombre”.1

Estas palabras breves y significativas, cargadas del sabor de aquella época, sintetizan bien el sentir del pueblo romano en relación a ese Cardenal del que afirmaban al verlo pasar: Ecco il santo! (He ahí al santo).

Precoz en el estudio y en la predicación

Roberto Francisco Rómulo Belarmino nació en Montepulciano, comuna de la región de la Toscana, en el centro de Italia, el 4 de octubre de 1542. Su padre, Vicente Belarmino, de la nobleza empobrecida, había ocupado durante muchos años el cargo de primer magistrado de la ciudad. Su madre, Cintia Cervini, era hermana del futuro Papa Marcelo I que gobernó a la Iglesia durante tan sólo 22 días, en abril de 1555.

Desde temprano se aplicó a los estudios, aprendiendo con facilidad todo a lo que se dedicaba, incluso la música. Pero también le encantaba visitar al Santísimo Sacramento y, a pesar de su corta edad, observar los ayunos del Adviento y de la Cuaresma.

Encuentro con la vocación religiosa

A los catorce años ingresó en el colegio de la Compañía de Jesús, donde comenzó a manifestarse su vocación de gran predicador y polemista. Un pequeño episodio de la época ilustra esta propensión.

Corrían por la ciudad rumores calumniosos sobre la calidad de enseñanza que se impartía en ese colegio que dejaron a Roberto indignado. Para terminar de raíz con eso, eligió a algunos de sus compañeros para desafiar en un debate público a los mejores alumnos de otras instituciones de docencia. El día señalado le tocó hacer el discurso de apertura en el salón municipal, donde tuvo lugar la cita. La victoria de los estudiantes jesuitas fue aplastante.

De palabra fácil, raciocinio metódico y lógico, y sobre todo piedad sincera, el joven santo empezó a ser invitado a predicar en ejercicios espirituales y en otros eventos. El éxito llamaba a su puerta. Además por ser sobrino de un Papa, aunque de reinado efímero, crecían en su padre las esperanzas de verle levantar el nombre de la familia, tal vez como destacado miembro de la corte pontificia…

Sin embargo, Roberto sabía sopesar el peligro que la dorada ascensión le presentaba: “Estando durante mucho tiempo pensando en la dignidad a que podía aspirar, me sobrevino de modo insistente el pensamiento de la brevedad de las cosas temporales. Impresionado con estos sentimientos, llegué a concebir horror de tal vida y determiné buscar una religión en que no hubiera peligro de tales dignidades”.2

Entonces tomó la resolución de hacerse jesuita.

Primeros años en la Compañía de Jesús

Una vez vencidas las resistencias paternas y tras un año de prueba en su ciudad natal, fue transferido a Roma, donde hizo los votos de devoción en la Compañía y empezó a estudiar Filosofía en el Colegio Romano.

A pesar de ser de complexión débil y enfermiza, su inteligencia era agudísima. Poseía una memoria tan privilegiada que con una sola lectura le era suficiente para retener el contenido de un libro. De modo que su éxito académico fue sobresaliente.Sao Roberto Belarmino En la defensa de su tesis de Filosofía se destacó por la seguridad y clareza de raciocinio con las que expuso la materia y respondía a las objeciones propuestas. Esto le valió el puesto de profesor de Humanidades en el Colegio de Florencia, a pesar de sus 21 años.

A parte de las clases, también recibió la incumbencia de predicar los domingos y días de fiesta ante prelados y eclesiásticos, así como de la élite intelectual de la ciudad. Más que por su elocuencia, estos oyentes de categoría se admiraban de verlo practicar de manera coherente aquello mismo que les predicaba en los sermones.

Doce meses después, el joven Roberto fue enviado como profesor de Retórica a Mondovi, donde permaneció durante tres años. Cuando el P. Provincial oyó una de sus predicaciones lo encaminó a Padua para que cursara Teología con el fin de que recibiera las órdenes mayores.

A la vista de los rápidos progresos que había hecho, San Francisco de Borja, por entonces Superior General, determinó que fuera a Lovaina, donde se necesitaban hombres de talento para defender el “Depósito de la Fe”, fuertemente cuestionado por los intelectuales luteranos en esa época.

Eximio predicador, aunque aún sin estola

Distante a menos de 20 km de Bruselas —por tanto, cercana a varios Estados que adhirieron a las tesis de Lutero—, la Universidad de Lovaina era un baluarte de la verdadera doctrina. Allí llegó Roberto para quedarse dos años, que se transformaron en siete, como él mismo lo había predicho.

El joven jesuita era pequeño de estatura, pero un gigante en el púlpito. Los domingos predicaba en latín en la iglesia del ateneo, repleta de gente acostumbrada a escuchar con espíritu crítico a los más doctos predicadores. Preciosos fueron los frutos de estos sermones: católicos vacilantes eran confirmados en la Fe, numerosos jóvenes se consagraban al servicio de Dios, muchos protestantes se convertían. No faltaban los que habiendo venido de Holanda o Inglaterra para oírle y refutar sus argumentos regresaban arrepentidos.

En Gante, el 25 de marzo de 1570, Roberto recibió el presbiterado.

El período más fecundo de su vida

Reñidas polémicas marcaban aquellos tiempos. Los problemas planteados por los protestantes llevaron al P. Belarmino a estudiar hebreo, para adquirir una seguridad exegética aún mayor. Llegó a componer, para su uso, una gramática de esa lengua, que terminó siendo también de gran ayuda a sus alumnos.

San Roberto igualmente se puso a estudiar con ahínco a los Padres de la Iglesia, a los Doctores, a los Papas, los Concilios y la Historia de la Iglesia. De esta forma se preparaba para un tipo de enseñanza sólida, orientada a un género de apologética en la que los errores se impugnaban siempre con respeto y prudencia.

Fue el período más fecundo de su vida. Las principales universidades europeas, la de París inclusive, se lo disputaban como profesor de Teología. Y San Carlos Borromeo llegó a solicitarlo para Milán. Con tan sólo 30 años ya cargaba con inmensas responsabilidades pastorales y académicas, en las que se desenvolvía con virtud y talento. Esto motivó a sus superiores a adelantarle la profesión solemne.

Controversias: la “Summa” de Belarmino

Poco tiempo después, la santa obediencia lo mandó de vuelta a la Ciudad Eterna. Gregorio XIII había fundado en el Colegio Romano una cátedra de apologética llamada Controversias, con el objetivo de enseñar la verdadera doctrina contra los errores que pululaban en los centros universitarios de entonces. San Roberto estuvo encargado de ella doce años, durante los cuales refutó primorosamente las objeciones de los protestantes. Las enseñanzas de esta larga etapa fueron compiladas, por orden de sus superiores, en la monumental obra Controversias.

Sao Roberto BelarminoEra considerada como la Summa de Belarmino y fue acogida con gran entusiasmo y traducida a casi todos los idiomas europeos. San Francisco de Sales, el gran Obispo de Ginebra, afirmó que había predicado durante cinco años contra los calvinistas de Chablais usando sólo la Biblia y las Controversias de Belarmino.

Los mismos protestantes dieron testimonio de la eficacia y el valor de esta obra, como Guiène que reconoció que el santo jesuita equivalía por sí solo a todos los doctores católicos, o Bayle que confesó no haber habido ningún autor que sustentase mejor la causa de la Iglesia. Y célebre fue la confidencia que hizo el sucesor de Calvino, Teodoro de Beza, desahogándose con sus amigos y golpeando con la mano en las Controversias : “He aquí el libro que nos ha derrotado”.3

De esta manera, la fe viva y la profunda sabiduría del santo, así como su método tomista de argumentación —empezando siempre por exponer con imparcialidad las razones y argumentos presentados por la parte contraria— fueron de una incalculable valía para la defensa de la Iglesia. Y si la mayor parte de Austria y casi un tercio de Alemania permanecen aún hoy católicos, se puede afirmar que eso se debe, en gran medida, al apostolado de San Roberto Belarmino.

“¡Oh, si supieseis cuántos hijos habéis restituido a Cristo!, le dijo el duque Guillermo de Baviera al escribirle pidiéndole permiso para traducir las Controversias”.4

Amistad y admiración entre santos

En aquella época conturbada para la Iglesia, muchos fueron los jesuitas que practicaron las virtudes en grado heroico, mereciendo ser elevados a la honra de los altares. Con algunos de ellos San Roberto tuvo un trato más estrecho.

Cuando fue director espiritual del Colegio Romano, le tocó ser el confesor de San Luis Gonzaga, que le admiraba como a un ángel. A su vez, aquel decía que nunca había tratado con un alma tan pura y delicada como la de ese joven.

Más tarde, durante una visita como Provincial al colegio de Lecce, en el sur de Italia, conoció a San Bernardino Realino. Cuando los dos jesuitas se encontraron, cayeron de rodillas uno ante el otro y se abrazaron. “Se ha ido un gran santo” 5, dijo San Bernardino cuando se fue el Superior. Ambos jesuitas unidos desde aquel momento por una amistad sobrenatural se veneraban mutuamente como santos.

Cardenal en nombre de la santa obediencia

La fecunda actuación de San Roberto Belarmino en la Ciudad Eterna no se circunscribía únicamente al Colegio Romano, del cual sería rector en 1592. Entre otras ocupaciones estaban las de teólogo del Papa Clemente VIII, consultor del Santo Oficio y teólogo de la Penitenciaria Apostólica. También formó parte de la comisión encargada de preparar la edición Clementina de la Vulgata, versión oficial de la Biblia para el rito latino hasta 1979, cuando fue sustituida por la Neovulgata.

Su nombramiento como Cardenal era inevitable. No obstante, rehusaba el cargo alegando incompatibilidad con sus votos. Pero el Papa le obligó a acceder en nombre de la santa obediencia afirmando: “Le elegimos porque no hay en la Iglesia de Dios otro que se le equipare en ciencia y sabiduría”.6

Con el mismo espíritu religioso, desinterés y abnegación que le caracterizaban hasta aquel momento, se dedicó a los trabajos, muchas veces espinosos, exigidos a los prelados romanos. Pero en 1602 Clemente VIII le liberó de tan pesada carga nombrándole Arzobispo de Capua, confiriéndole él mismo la ordenación episcopal.

Al frente de la Arquidiócesis de Capua

Como ya gozaba en vida de fama de santidad, el Cardenal Belarmino fue recibido en la catedral con gran pompa y enorme concurso de fieles, que en él tocaban medallas y rosarios. Su mandato empezó con una reforma general del clero. Se entrevistó privadamente con cada uno de los presbíteros, haciendo uso de la bondad y firmeza evangélicas con los descarriados. Se manifestaba dispuesto a perdonar los más graves pecados a los arrepentidos, pero mantenía una completa inflexibilidad con los recalcitrantes: aut vitam aut habitum , o cambio de vida o de hábito.

Sao Roberto BelarminoDio nueva vida al coro de la catedral al participar él mismo en la recitación del Oficio. Se dedicó con frecuencia a la predicación, como era su costumbre, usando este medio para convertir a las almas. También visitó todo el territorio de la arquidiócesis, estimulando la piedad de los fieles y ayudando a los conventos decadentes a recuperarse. Pero como buen hijo de San Ignacio, le daba particular importancia a la formación: él mismo enseñaba el Catecismo en las parroquias y en la catedral los domingos.

En medio de todas esas ocupaciones su vida espiritual era una obra maestra de serenidad. Conseguía organizarse el tiempo de tal forma que encontraba momentos para pensar, meditar, rezar, estudiar, escribir, sin descuidar sus obligaciones para con su rebaño. Por el contrario, era del recogimiento y de la oración que sacaba las fuerzas para la acción pastoral.

Qué bonita ilustración de la tesis de D. Chautard: “el apostolado es un desbordamiento de la vida interior”.

Elección del nuevo Papa

A la muerte de Clemente VIII, el Cardenal Belarmino regresó a Roma para participar por primera vez en uncónclave. El Papa electo, León XI, falleció en menos de un mes.

En el segundo cónclave, San Roberto llegó a tener un buen número de votos. Pero, así como había rechazado las honras de Cardenal, revela en su autobiografía que le pidió a Dios en aquellos días que fuese escogido alguien más apto, rezando con insistencia: “¡Señor, líbrame del Papado!”.7

Salió elegido Pablo V, quien le llamó junto a sí, haciéndole dejar definitivamente la Arquidiócesis de Capua. Dieciséis años pasaría en Roma desempeñando altos cargos al servicio de la Santa Sede e interviniendo en los asuntos más importantes, para cuya resolución su parecer ejercía una influencia decisiva.

Serenidad en la vida y en la muerte

Cuando sintió que se aproximaba su muerte le pidió al Papa Gregorio XV, recientemente elegido, dispensa de todos sus cargos en la Curia y se retiró al Noviciado de San Andrés, en el Quirinal, a fin de “esperar al Señor”, como acostumbraba decir. Y Él llegó el 17 de septiembre de 1621. Tras una breve enfermedad, habiendo recibido la visita de muchas personas ilustres —incluido el propio Pontífice—, que le pedían un último consejo o la bendición, se despidió de esta Tierra con una serenísima muerte.

Pío XI lo canonizó el 29 de junio de 1930 y al año siguiente lo declaró Doctor de la Iglesia. Aquel que durante su vida había huido con tanto empeño de las honras y dignidades, se convertía así en el único jesuita inscrito en la lista de los santos como Cardenal y como Obispo.

Septiembre 17 2015.

 

 

San Cornelio Papa (santo de hoy)

Pope-Cornelius_Dedek1_tif

Después del martirio de su predecesor el papa Fabián, arreció la persecución del emperador Decio, lo que provocó que hubiera que esperar dieciocho meses hasta que, fallecido aquél, resultase elegido Cornelio como nuevo pontífice.

Las persecuciones de Decio habían provocado entre los cristianos un elevado número de apostasías al renunciar a su fe. Estos cristianos apóstatas fueron conocidos como lapsi (que en latín significa «caídos») y provocarían un nuevo cisma durante el pontificado de Cornelio.

En efecto, mientras el papa Cornelio, apoyado por el obispo de Cartago San Cipriano, era partidario de la readmisión en el seno de la Iglesia de los apóstatas, el presbítero romano Novaciano quien fue el primer teólogo en escribir sus tratados en latín, era totalmente opuesto a dicho perdón ya que opinaba que la Iglesia tenía que estar compuesta de santos y por tanto aquellos que hubieran pecado mortalmente tenían que ser excluidos (Novacianismo).

El enfrentamiento de ambas posturas provocó que Novaciano se hiciera nombrar por tres obispos como papa y fundara la Iglesia de los puros (katharoi) que perduraría hasta el siglo VII. Esto hizo que se convocara un sínodo en otoño de 251 en el que se condenó y excomulgó a Novaciano.

En el año 252 las persecuciones contra los cristianos se reiniciaron y Cornelio fue desterrado a Civitavecchia por el emperador Treboniano Galo, quien al parecer le acusó de ofender a los dioses romanos y provocar con ello una epidemia en Roma, fue posteriormente encarcelado y falleció, tras sufrir martirio, en junio de 253.

San Cornelio y San Cipriano son patronos de la localidad burgalesa de Berberana.

Septiembre 16 2015.

 

San Cipriano Obispo y Martir ( santo de hoy)

Stcyprian

santo mártir de la Iglesia.

Autor importante del comienzo del cristianismo, nació probablemente a principios del siglo III en el norte de África, quizá en Cartago, donde recibió una educación clásica (pagana). Tras convertirse al cristianismo fue obispo (249) y murió martirizado en Cartago.

Primeros años:

Cipriano tenía un origen rico y distinguido. De hecho, su martirio se produjo en su propia villa. La fecha de su conversión al cristianismo es desconocida, pero tras su bautismo en c. 245-248 donó una porción de su riqueza a los pobres de Cartago. Era púnico o quizá bereber.

Su nombre original era Thascios; tomó el nombre adicional de Caecilius en memoria del presbítero al que debía su conversión. Antes de esto fue profesor de retórica. En los primeros años de su conversión escribió una Epistola ad Donatum de gratia Dei («Carta a Donato sobre la gracia de Dios») y los tres libros de Testimoniorum Libri Tres o Testimoniorum ad Quirinus que seguían los modelos de Tertuliano, que influyó sobre su estilo y pensamiento, y detallando cómo las antiguas profecías no fueron reconocidas por los judíos en cuanto éstos no aceptaron a Cristo, perdiendo así sus privilegios y siendo sustituidos por los cristianos.

Su disputada elección como obispo de Cartago

Poco después de su bautismo fue ordenado diácono, y más tarde presbítero. En algún momento entre julio de 248 y abril de 249 fue elegido obispo de Cartago, una elección popular entre los pobres, que recordaban su caridad, aunque una parte de los presbíteros se opuso a causa de la riqueza de Cipriano, su diplomacia y su talento literario. Además, la oposición en la comunidad de Cartago no se disolvió tras su elección.

Los cristianos del norte de África no habían sufrido la persecución durante muchos años. En 250 el emperador Decio decretó la supresión de la cristiandad, con lo que dio comienzo la persecución deciana. Un procónsul enviado por el emperador y cinco comisionados de cada ciudad administraban el edicto, pero cuando el procónsul llegó a Cartago Cipriano había huido.

En los documentos que se conservan de los Padres de la Iglesia de varias diócesis, se pone de manifiesto que la comunidad cristiana se dividió en esta ocasión entre los que practicaron la desobediencia civil a cualquier precio y los que se sometieron de palabra o acto al edicto. La huida de Cipriano de Cartago fue interpretada por sus enemigos como cobardía e infidelidad, y le acusaron ante Roma. Roma escribió a Cipriano en términos de desaprobación. Cipriano contestó que había huido de acuerdo al mandato divino. Desde su refugio dirigió a sus fieles con seriedad y entusiasmo, empleando a un diácono de confianza como intermediario.

Controversia acerca de los lapsi

Cipriano de Cartago, de Meister von Meßkirch.

La persecución fue especialmente severa en Cartago, de acuerdo con las fuentes de la Iglesia. Las fuentes oficiales romanas no hablan de la severidad de la persecución deciana. Muchos cristianos abjuraron de su fe, y desde entonces recibieron el nombre de lapsi, pero después pidieron ser readmitidos por la iglesia. Sus peticiones fueron atendidas. Los confesores del grupo más liberal intervinieron para permitir a cientos de lapsi volver a la iglesia.

Aunque él mismo se había retirado y aislado, Cipriano censuró la laxitud con los lapsi, y rehusó absolverlos excepto en el caso de enfermedad mortal, y quiso posponer la cuestión de su readmisión en la iglesia hasta que llegaran tiempos más tranquilos. Entonces la comunidad de Cartago sufrió un cisma. Felicísimo, que había sido ordenado diácono por el presbítero Novatus durante la ausencia de Cipriano, se opuso a todas las medidas de los representantes de Cipriano. Cipriano le depuso y le excomulgó a él y a su partidario Augendius. Felicísimo recibió el apoyo de Novatus y otros cuatro presbíteros, que organizaron una fuerte oposición al obispo.

Cuando, tras una ausencia de catorce meses, Cipriano volvió a su diócesis, defendió su marcha (guiado por una visión, para el bien de la comunidad) en cartas a los otros obispos del Norte de África y un tratado De lapsis, y convocó un concilio de obispos norteafricanos en Cartago para considerar el tratamiento de los lapsi y el cisma de Felicísimo (251). El concilio apoyó a Cipriano y condenó a Felicísimo, aunque no se conservan actas del mismo. Los libellatici, es decir, cristianos que habían obedecido al emperador, serían readmitidos tras arrepentimiento sincero, pero los que habían tomado parte en sacrificios al emperador sólo podrían volver a la Iglesia cuando estuvieran cerca de la muerte. Más tarde esta regulación se suavizó, e incluso los que habían celebrado sacrificios fueron readmitidos si se arrepentían inmediatamente y buscaban la absolución, aunque los clérigos caídos fueron depuestos y no podían recuperar sus cargos.

En Cartago, los seguidores de Felicísimo eligieron a Fortunato como obispo en oposición a Cipriano, mientras que en Roma los seguidores del presbítero Novaciano, que también rechazó la absolución para los lapsi, le eligieron obispo de Roma, en oposición al obispo legítimo Cornelio. Los novacionistas consiguieron la elección de un obispo rival de su bando en Cartago, llamado Máximo. Novatus abandonó a Felicísimo y se unió al bando novaciano.

Estos extremos fortalecieron la firme pero moderada influencia de los escritos de Cipriano, y los seguidores de sus oponentes fueron perdiendo fuerza. Su prestigio se acrecentó cuando los fieles fueron testigos de su devoción abnegada durante una gran plaga y la hambruna que le siguió.

Al obispo Cornelio le sucedió San Lucio I, y a este San Esteban I, que mantuvo importante enfrentamiento con Cipriano: Esteban hizo uso —por primera vez en la historia de la Iglesia— de la pretensión de que la Iglesia de Roma no sólo tenía una autoridad moral sobre las restantes Iglesias de la cristiandad, sino de que además poseía una autoridad jurídica que le permitía imponerse sobre el resto de las iglesias del mundo. Esto llevó a una ruptura de las iglesias africanas con Roma que se mantuvo hasta la muerte de Esteban.

San Esteban quiso dominar al obispo de Cartago justificando la primacía de su obispado de Roma sobre los otros con el argumento del Tu es Petrus que se encuentra en el Evangelio de Mateo: (Mateo 16, 13-20), pero Cipriano respondió que, de acuerdo a las antiguas enseñanzas de la Iglesia todos los obispos eran iguales y cada uno de ellos la figura de Pedro, y por tanto cada obispo era sucesor de Pedro en su diócesis, en lo cual estuvieron de acuerdo en cuatro Concilios sucesivos todos los obispos del Africa, y las Iglesias de Asia Menor, encabezadas por la Metrópolis de Cesarea.

Cipriano confortó a sus hermanos escribiendo su De mortalitate, y en su De eleomosynis les exhortó a la caridad a los pobres, al tiempo que conducía su vida de forma recta. Defendió a la cristiandad y a los cristianos en su apología Ad Demetrianum, dirigida contra un tal Demetrio y el reproche de los paganos de que los cristianos eran la causa de las calamidades.

Polémica sobre el bautismo realizado por herejes

Cipriano tuvo que librar una nueva lucha a partir de 255, en la que se enfrentó al obispo romano Esteban I. La causa de la contienda fue la eficacia del bautismo en las formas convencionalmente aceptadas cuando era administrado por herejes.

Esteban declaró que el bautismo realizado por herejes era válido si se administraba en nombre de Cristo o de la santísima Trinidad. Esta era la visión de una importante parte de la Iglesia occidental. Cipriano, por otra parte, creía que fuera de la Iglesia no podía haber verdadero bautismo, considerando a los realizados por herejes nulos y vacíos, y bautizaba de nuevo a los que se unían a la Iglesia. Cuando los herejes habían sido bautizados en la Iglesia pero la habían dejado y deseaban volver en penitencia, no los rebautizaba.

La ajustada definición de Cipriano de la Iglesia llevó a ciertas inferencias que le convirtieron en el enlace entre su modelo, el rigorista Tertuliano, y la polémica donatista que dividió al norte de África más adelante y que trataba de la eficacia de la misa cuando la pronunciaba un sacerdote indigno.

La mayoría de los obispos norteafricanos se alinearon con Cipriano, y encontró un poderoso aliado en Firmiliano, obispo de Cesarea Marítima. Pero la postura de Esteban logró la aceptación general. Esteban empleó en sus cartas el argumento de la superioridad de la Santa Sede sobre los obispados de la toda la cristiandad. Cipriano contestó que la autoridad del obispo de Roma estaba coordinada con la suya, pero no era superior.

La Enciclopedia Católica de 1911 dice de Cipriano que en la época, la disputa se consideró un asunto de disciplina, y no de doctrina. La Iglesia católica romana moderna sostiene que el bautismo realizado por herejes e incluso por ateos es válido si se realiza de acuerdo con las formas católicas. La base de esta doctrina la articuló San Agustín en su conflicto con los donatistas, que emplearon la autoridad de Cipriano en favor de sus tesis.

La Iglesia católica ortodoxa, en cambio, ha hecho suya la eclesiología de Cipriano, y rechaza en su doctrina oficial la existencia de bautismo y otros sacramentos fuera de la Iglesia ortodoxa. Así recibe a quienes vienen de otras comunidades eclesiásticas bautizándolos “por primera vez” (puesto que considera al bautismo anterior inexistente) o bien realizando sobre ellos la crismación o imposición de manos para suplir la falta de un bautismo anterior y considerándolo como una forma vacía de contenido a la que hay que llenar con la Gracia divina.

Persecución de Valeriano

A finales de 256 se emprendió una nueva persecución de cristianos en tiempo del emperador Valeriano, y tanto Esteban como su sucesor Sixto II, fueron martirizados en Roma.

En África, Cipriano preparó a los fieles para el esperado edicto de persecución en su De exhortatione martyrii. El 30 de agosto de 257, ante el procónsul romano Aspasius Paternus se negó a realizar sacrificios a las deidades paganas y profesó firmemente su fe en Cristo.

El cónsul le desterró a Curubios. Tuvo una visión que le anunció su destino. Cuando hubo transcurrido un año fue llamado de vuelta y se le mantuvo prácticamente prisionero en su propia villa, en espera de medidas más severas tras la llegada de un nuevo edicto imperial que ordenaba la ejecución de todos los clérigos cristianos, de acuerdo con los testimonios de los escritores cristianos.

El 14 de septiembre de 258 fue apresado por el nuevo procónsul, Galerio. Al día siguiente fue examinado por última vez y sentenciado a morir por la espada. Su única respuesta fue «¡Gracias a Dios!». La ejecución tuvo lugar cerca de la ciudad. Una gran multitud siguió a Cipriano en su último día. Se quitó sus prendas sin asistencia, se arrodilló, y rezó. Tras vendarse los ojos fue decapitado.

El cuerpo fue enterrado por cristianos cerca del lugar de la ejecución y sobre él, así como en el lugar de su muerte, se construyeron más tarde iglesias, que, sin embargo, fueron destruidas por los vándalos. Se dice que Carlomagno trasladó los huesos a Francia, y en Lion, Arles, Venecia, Compiegne y Roenay aseguran que poseen reliquias del mártir.

Obra

Además de varias epístolas, que se recopilaron parcialmente junto con las respuestas de aquellos a los que escribía, Cipriano escribió varios tratados, algunos de los cuales tienen carácter de carta pastoral.

Su obra más importante es su De unitate ecclesiae.

Las siguientes obras tienen una autenticidad dudosa: De spectaculis, De bono pudicitiae, De idolorum vanitate,De laude martyrii, Adversus aleatores , De montibus Sina et Sion y la Cena Cypriani. El tratado titulado De duplici martyrio ad Fortunatum no sólo fue publicado por primera y única vez por Erasmo, sino que probablemente también lo compuso y le atribuyó la autoría a Cipriano.

La posteridad ha encontrado menos dificultades en llegar a una visión universalmente aceptada de la personalidad de Cipriano que sus contemporáneos. Combinaba la arrogancia de su pensamiento con la conciencia de la dignidad de su oficio; su vida seria, su abnegación y fidelidad, moderación y la grandeza de su alma han recibido la admiración posterior. Como escritor, sin embargo, no fue en general original o especialmente profundo.

 

 

 

<img src=”//es.wikipedia.org/wiki/Special:CentralAutoLogin/start?type=1×1″ alt=”” title=”” width=”1″ height=”1″ style=”border: none; position: absolute;” />

 

Exaltacion De La Santa Cruz

EXALTACION CRUZ

La Exaltacion de la Santa Cruz de Nuestro Senor Jesus. La iglesia recuerda el sacrificio de Nuestro Senor el dia 14 de Septiembre.

Hacia el año 320 la Emperatriz Elena de Constantinopla encontró la Vera Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo, La Emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro, en el que guardaron la reliquia.

Años después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614 invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la Cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo. Pero en el 628 el emperador Heraclio logró derrotarlo y recuperó la Cruz y la llevó de nuevo a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año. Para ello se realizó una ceremonia en la que la Cruz fue llevada en persona por el emperador a través de la ciudad. Desde entonces, ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la Exaltación de la Vera Cruz.
El cristianismo es un mensaje de amor. ¿Por qué entonces exaltar la Cruz? Además la Resurrección, más que la Cruz, da sentido a nuestra vida.
Pero ahí está la Cruz, el escándalo de la Cruz, de San Pablo. Nosotros no hubiéramos introducido la Cruz. Pero los caminos de Dios son diferentes. Los apóstoles la rechazaban. Y nosotros también.
La Cruz es fruto de la libertad y amor de Jesús. No era necesaria. Jesús la ha querido para mostrarnos su amor y su solidaridad con el dolor humano. Para compartir nuestro dolor y hacerlo redentor.
Jesús no ha venido a suprimir el sufrimiento: el sufrimiento seguirá presente entre nosotros. Tampoco ha venido para explicarlo: seguirá siendo un misterio. Ha venido para acompañarlo con su presencia. En presencia del dolor y muerte de Jesús, el Santo, el Inocente, el Cordero de Dios, no podemos rebelarnos ante nuestro sufrimiento ni ante el sufrimiento de los inocentes, aunque siga siendo un tremendo misterio.
Jesús, en plena juventud, es eliminado y lo acepta para abrirnos el paraíso con la fuerza de su bondad: “En plenitud de vida y de sendero dio el paso hacia la muerte porque El quiso. Mirad, de par en par, el paraíso, abierto por la fuerza de un Cordero” (Himno de Laudes).
En toda su vida Jesús no hizo más que bajar: en la Encarnación, en Belén, en el destierro. Perseguido, humillado, condenado. Sólo sube para ir a la Cruz. Y en ella está elevado, como la serpiente en el desierto, para que le veamos mejor, para atraernos e infundirnos esperanza. Pues Jesús no nos salva desde fuera, como por arte de magia, sino compartiendo nuestros problemas. Jesús no está en la Cruz para adoctrinarnos olímpicamente, con palabras, sino para compartir nuestro dolor solidariamente.
Pero el discípulo no es de mejor condición que el maestro, dice Jesús. Y añade: “El que quiera venirse conmigo, que reniegue de sí mismo, que cargue con su cruz y me siga”. Es fácil seguir a Jesús en Belén, en el Tabor. ¡Qué bien estamos aquí!, decía Pedro. En Getsemaní se duerme, y, luego le niega.
“No se va al cielo hoy ni de aquí a veinte años. Se va cuando se es pobre y se está crucificado” (León Bloy). “Sube a mi Cruz. Yo no he bajado de ella todavía” (El Señor a Juan de la Cruz). No tengamos miedo. La Cruz es un signo más, enriquece, no es un signo menos. El sufrir pasa, el haber sufrido -la madurez adquirida en el dolor- no pasa jamás. La Cruz son dos palos que se cruzan: si acomodamos nuestra voluntad a la de Dios, pesa menos. Si besamos la Cruz de Jesús, besemos la nuestra, astilla de la suya.
Es la ambigüedad del dolor. El que no sufre, queda inmaduro. El que lo acepta, se santifica. El que lo rechaza, se amarga y se rebela.
Publicado por el Padre Francisco Rebollo.

 

 

 

Nuestra senora de Los Dolores

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES1

Nuestra Senora De los Dolores

Hoy la iglesia recuerda los dolores de Nuestra Madre, la Santisima Virgen Maria.

Memoria de Nuestra Señora de los Dolores, que de pie junto a la cruz de Jesús, su Hijo, estuvo íntima y fielmente asociada a su pasión salvadora. Fue la nueva Eva, que por su admirable obediencia contribuyó a la vida, al contrario de lo que hizo la primera mujer, que por su desobediencia trajo la muerte.

Los Evangelios muestran a la Virgen Santísima presente, con inmenso amor y dolor de Madre, junto a la cruz en el momento de la muerte redentora de su Hijo, uniéndose a sus padecimientos y mereciendo por ello el título de Corredentora.
La representación pictórica e iconográfica de la Virgen Dolorosa mueve el corazón de los creyentes a justipreciar el valor de la redención y a descubrir mejor la malicia del pecado.
Bajo el título de la Virgen de la Soledad o de los Dolores se venera a María en muchos lugares.
Un poco de historia
Bajo el título de la Virgen de la Soledad o de los Dolores se venera a María en muchos lugares. La fiesta de nuestra Señora de los Dolores se celebra el 15 de septiembre y recordamos en ella los sufrimientos por los que pasó María a lo largo de su vida, por haber aceptado ser la Madre del Salvador.
Este día se acompaña a María en su experiencia de un muy profundo dolor, el dolor de una madre que ve a su amado Hijo incomprendido, acusado, abandonado por los temerosos apóstoles, flagelado por los soldados romanos, coronado con espinas, escupido, abofeteado, caminando descalzo debajo de un madero astilloso y muy pesado hacia el monte Calvario, donde finalmente presenció la agonía de su muerte en una cruz, clavado de pies y manos.
María saca su fortaleza de la oración y de la confianza en que la Voluntad de Dios es lo mejor para nosotros, aunque nosotros no la comprendamos.
Es Ella quien, con su compañía, su fortaleza y su fe, nos da fuerza en los momentos de dolor, en los sufrimientos diarios. Pidámosle la gracia de sufrir unidos a Jesucristo, en nuestro corazón, para así unir los sacrificios de nuestra vida a los de Ella y comprender que, en el dolor, somos más parecidos a Cristo y somos capaces de amarlo con mayor intensidad.
¿Que nos enseña la Virgen de los Dolores?
La imagen de la Virgen Dolorosa nos enseña a tener fortaleza ante los sufrimientos de la vida. Encontremos en Ella una compañía y una fuerza para dar sentido a los propios sufri-mientos.
Cuida tu fe:
Algunos te dirán que Dios no es bueno porque permite el dolor y el sufrimiento en las personas. El sufrimiento humano es parte de la naturaleza del hombre, es algo inevitable en la vida, y Jesús nos ha enseñado, con su propio sufrimiento, que el dolor tiene valor de salvación. Lo importante es el sentido que nosotros le demos.
Debemos ser fuertes ante el dolor y ofrecerlo a Dios por la salvación de las almas. De este modo podremos convertir el sufrimiento en sacrificio (sacrum-facere = hacer algo sagrado). Esto nos ayudará a amar más a Dios y, además, llevaremos a muchas almas al Cielo, uniendo nuestro sacrificio al de Cristo.
Oración:
María, tú que has pasado por un dolor tan grande y un sufrimiento tan profundo, ayúdanos a seguir tu ejemplo ante las dificultades de nuestra propia vida.
Articulo editado por el Padre Francisco Rebollo.

 

 
 
 

POR SUS FRUTOS LOS RECONOCEREIS , FIRMES EN LA TRADICION Y EN LA VERDAD .

794b1ec2eb

Por sus frutos los reconocereis, siendo que la fraternidad de San Pio X ha sido mayormente tan perseguida, marginada, acusada y condenada terriblemente por muchos sectores de la igleia, con el paso de los anos se ha mantenido en pie gracias a su fidelidad a la unica verdad y tradicion recibida de Nuestro Senor Jesus , apostoles , sobreviviendo de una manera inigualable a los papados subsiguientes, apoyada por unos y despreciada por otros muchos mas la FSSPX , ha sido el standarte de la verdadera fe y tradicion catolica. Es de mi mayor admiracion una vez mas resaltar sus enormes virtudes , la humildad y sencillez conque han abrazado una decision que viene del Papa Francisco , a pesar de saber en nuestros corazones que los sacramentos impartidos por ellos son validos ya que ellos se han mantenido dentro de la iglesia a pesar de las opinions encontradas de muchos (Cisma y herejia) han tomado la noticia con tremeenda y absoluta humildad y alegria, siendo esto un signo visible de que su lucha no ha sido en vano y de que muy ciertas eran las palabras de su fundador el Obispo Marcel Lefebvre cuando dijo ” SI LA FRATERNIDAD ES COSA DE DIOS SE MANTENDRA, Y SI NO LO ES DESAPARECERA” . En este tiempo presente es visible su permanencia  y ya muchos estan viendo en la fraternidad las verdades que muchos han querido opacar y muchos mas desaparecer.

QUE VIVA CRISTO REY

Martha Gouveia.

El comunicado de los lefebvrianos después de la decisión de Francisco de declarar válidas y lícitas, más allá de cualquier duda, las confesiones de los fieles administradas por los sacerdotes tradicionalistas

andrea tornielli
Ciudad del vaticano

La Fraternidad San Pío X agradece a Papa Francisco por su «gesto paterno». Es lo que se lee en un comunicado de la Casa Generalicia de Menzingen, es decir conducible al superior, el obispo Bernard Fellay.

«La Fraternidad San Pío X –indica el comunicado– toma conocimiento, por la prensa, de las disposiciones que el Papa Francisco ha establecido con ocasión del próximo Año Santo. En el último párrafo de su carta dirigida, el 1° de septiembre de 2015, a Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, el Santo Padre escribe: “Por una disposición mía establezco que quienes durante el Año Santo de la Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados”».

La Fraternidad «expresa su agradecimiento al Soberano Pontífice por este gesto paternal. En el ministerio del sacramento de la penitencia, ella siempre se ha apoyado, con absoluta certeza, en la jurisdicción extraordinaria que confieren las “Normae generales” del Código de Derecho Canónico. Con ocasión de este Año Santo, el Papa Francisco quiere que todos los fieles que desean confesarse con los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X puedan hacerlo sin ser importunados».

En ocasión de este Año Santo, «año de conversión –concluye la nota–, los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X procurarán ejercer con renovada generosidad su ministerio en el confesionario, siguiendo el ejemplo de dedicación infatigable que el santo Cura de Ars dio a todos los sacerdotes».

ste comunicado representa una respuesta positiva al gesto del Papa. Mientras tanto, continúan los contactos entre los responsables de la Fraternidad y las autoridades de la Santa Sede para tratar de llegar a una solución que permita la plena communion.

Articulo tomado de Vatican Insider.

Agosto 4 2015.